Naming

Proceso de Naming: Cómo elegir el nombre perfecto para tu empresa o marca.

 

Arranco este post pidiendo disculpas, como la mayoria de los emprendedores, siempre ansiosa y apresurada por hacer cosas tangibles, pero como vamos a armar una buena identidad visual, un buen branding, o herramientas digitales, sino tenemos un nombre que nos definina, nos identique o transmita aquello que queremos transmitir?

 

Cuando decidimos comenzar un negocio, una de las mayores odiseas que se suele presentar, es la correcta elección del nombre. Puede llegar a ser algo tan desafiante y complejo, que quizá lleguemos a pensar que los mejores nombres ya están ocupados.

Muchos clientes estan completamente decididos y cuando nos sumamos a su equipo de trabajo para comenzar a ayudarlos ya decidieron un nombre, sin embargo otros nos consultan y se muestran perdidos, por eso armamos este post, para intentar facilitarte ese proceso.

 

¿Qué es el naming?

Naming significa en inglés el acto de denominar o nombrar algo.

Se trata de lo primero que debemos hacer a la hora de crear nuestra marca. Puede parecer algo sencillo, pero es un trabajo bastante complejo y de suma importancia, ya que el nombre de nuestra marca será la primera impresión que los clientes tengan del negocio, por lo que ha de transmitir correctamente todos los valores que hayamos propuesto.

 

Proceso de elección del Naming

Si estás pensando el llevar a cabo tú mismo este proceso, mi consejo es que te armes de paciencia, no es algo sencillo ni que se deba hacer rápido.

  1. Lápiz y papel en mano, dedica el tiempo que te sea necesario para describir a la perfección tu negocio. Si no sabes bien qué escribir, usa la regla de las 5W: ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Quién?, ¿Dónde?, ¿Por qué o para qué? Siempre dirigiéndote hacia tu empresa y hacia tu principal competencia.
  2. Escribe todos los valores que desees que transmita tu empresa y lo que quieres que el nombre diga sobre ella.
  3. ¡Divertite realizando un brainstorming! Comienza a escribir todos los nombres que se te ocurran a partir de todo lo que hayas recogido hasta ahora. Para que esto sea más interesante, pregunta y capta ideas también de tus familiares y amigos. Aplicar otros puntos de vista diferentes siempre será beneficioso.
  4. Una vez realizada la selección de nombres, has de comprobar que cumplen los requisitos que expongo a continuación.

 

Un buen naming debe ser… 

Único

¿Te imaginas tener pensado el nombre de tu empresa desde hace varios meses y que a la hora de aplicarlo ya esté escogido por otra marca? Lo primero que suelo hacer para que no ocurra esto, es realizar una lista con 10 posibles nombres e ir introduciéndolos en Google para ver las referencias que aparecen y poder ver qué usos se le están dando a esos términos.

Si resulta que los nombres ya están usados, tan sólo deberás volver a empezar. Mi consejo es que nunca elijas un nombre que ya esté siendo usado por otra empresa, podes entrar en un conflicto legal.

 

Corto, fácil de pronunciar, leer y escribir.

Independientemente del país donde se vaya a usar, un buen nombre debe reunir estas características sí o sí, ya que mientras más corto y fácil de pronunciar sea, más fácil de recordar y, al fin y al cabo ¿esto es lo que queremos no? Hay abierto un mundo infinito de posibilidades, ¿Porqué complicarnos y elegir palabras impronunciables?

 

Atractivo

Lo mejor es ser creativos y originales a la hora de elegir un buen nombre. 

 Dominio libre.

Siguiendo las pautas de posicionamiento SEO, lo ideal es que el dominio sea el mismo que el nombre, de forma contraria esto se verá bastante afectado. De igual forma que en el punto anterior, un dominio breve favorece al posicionamiento, especialmente en las redes sociales.

Personalmente suelo comprobar la disponibilidad en páginas como Ovh.es o en Nominalia.com

 

 

Después de estos consejos, me gustaría enseñarte una selección de ideas para la búsqueda de los posibles nombres de una marca:

  • El nombre del fundador: Puede ser algo bastante usado en la creación de nombres para las marcas o empresas, pero con un poco de creatividad seguro que podéis darle una vuelta de tuerca.
  • Localización geográfica: puede sonar raro, pero es cierto que puede ser bastante beneficioso para algunas marcas, sobretodo para el posicionamiento web. Por ejemplo, un hotel que se encuentre en plena Costa Azul será bastante interesante que su nombre contenga esto, ya que al buscar “hotel en costa azul” aparecerá inmediatamente de los primeros resultados.
  • Acrónimos o siglas: se trata de otra fórmula bastante usada en la creación de un naming. Por ejemplo, IKEA es un mix de nombre personal y geográfico.
  • Contenido Simbólico: este tipo de nombres buscan encarnar un atributo o simbolismo que lo represente, o la intención de inspirar sentimientos o emociones y asociarlas a nuestra marca. Por ejemplo, Nike proviene de la diosa griega de la victoria, representada como una mujer joven, con alas, que corre a gran velocidad.

 

Espero que todas estas ideas te ayuden a encontrar el naming perfecto para tu empresa o marca.